En homenaje a Ángeles Hinojosa

Desde el OVO deseamos homenajear a las personas que han sido significativas en la lucha para erradicar cualquier forma de violencia en el embarazo, parto, nacimiento y crianza. Nos parece importante recordar y co-construir una genealogía feministas de la lucha contra la violencia obstétrica.

La importancia de las criaturas. Un agradecimiento a Ángeles Hinojosa

Hoy en día, cada vez que hablo o escribo sobre violencia obstétrica, incorporo en mis reflexiones las criaturas y el nacimiento, diferenciándolo
del proceso de parto.

En términos generales, distinguimos entre el concepto de parto y nacimiento. En el primer caso, nos referimos a la acción de parir una o más
criaturas, en el nacimiento ponemos atención en la experiencia del bebe/bebés de nacer. Así que contemplamos las dos personas: la gestante y la persona que viene al mundo. A pesar que la antropología lo ha estudiado y evidenciado con diversas aportaciones, mi formación al respecto y, sobre todo, mi gratitud -entendida también como un deseo de construir una genealogía feminista, de reconocer el mérito a alguien- va para Ángeles Hinojosa.

No llevaba mucho tiempo trabajando el tema de la violencia obstétrica, de hecho, mi última hija acababa de nacer. Recuerdo que estábamos en un acto de Dona Llum, con la “vieja peña” de la asociación, Laura, Albania, María, Silvia, Anahí, en un centro cívico de Barcelona, y acababa de compartir unas reflexiones entorno a la medicalización del proceso del parto. En el público se levanta una mano para pedir la palabra. De costumbre en estas charlas había muchas madres jóvenes y activistas, pero ella era una madre “mayor” respeto a las otras, su pelo blanco y corto y un pintalabios color ciruela evidenciaba una sonrisa. Cautivó mi atención por su presencia acogedora. Me preguntó qué pasaba con los bebés…y qué pasaba con el concepto de nacimiento. Su forma – educada y respetuosa- me hizo entender como en mi forma de enfocar la perspectiva de análisis hacia la violencia obstétrica y la medicalización del parto en occidente faltaba algo esencial. Algo que después se ha ido estudiando y profundizando desde la neurociencia, la epigenética y la psicología perinatal. Sin quitar el rol de la madre, había un elemento más: las criaturas y su derecho de nacer dignamente, en paz y con amor. Para mí fue fundamental escuchar sus palabras, también a nivel de planteamiento epistemológico. En los años he ido conociéndola, he coincidido en diferentes situaciones y, sobre todo, he aprendido mucho de su manera de habitar el espacio, exponerse y también de relacionarse con las otras personas. Unas formas que definiría materna al mismo que firme, ya que la lucha es cada día, y no sólo en los espacios de la apariencia. Su lucha por las criaturas, para evidenciar la importancia del nacimiento ha influenciado generaciones de profesionales de la salud, de las ciencias sociales, de madres, padres y familias.

Ángeles gracias para recordarnos, una vez más, la importancia de reflexionar sobre las maternidades y la centralidad del cuidado. Te
echaremos de menos.

Serena Brigidi,

madre, presidenta del OVO España.

Gracias Ángeles!

Los días 2 y 3 de julio de 1999 acudí a las Jornadas *Nacer en España Hoy, *organizadas por la Plataforma pro Derechos del Nacimiento (PDN). Todas las ponencias fueron innovadoras en la forma de entender el parto y nacimiento en nuestro entorno. Los temas que se pusieron sobre la mesa marcarían el activismo de futuras asociaciones en todo el Estado. Entre ellas el de la Asociación Naixença. Allí conocí a personas muy interesantes, pero sobre todo, conocí a Ángeles Hinojosa, presidenta de la Plataforma. Ángeles me invitó y animó a participar en una reunión de la Plataforma que tendría lugar poco después del evento y así lo hice. Recuerdo cómo Ella todo el tiempo nos hablaba del nacimiento y cómo yo salí en defensa de la mujer en el parto. Me contestó diciendo que la mujer se podía defender ella misma, que era adulta y podía estar presente, pero que la criatura no podía manifestarse, que alguien tenía que defender sus derechos y velar por ella. Seguramente no fueron estas sus palabras, pero sí mi interpretación, quedándome muy claro que teníamos que defender a las criaturas recién nacidas y crear conciencia sobre cómo afecta a la persona la forma en la que nace. Salí muy conmocionada por su exposición y lo que despertó en mí fue el equivalente a haber leído una enciclopedia sobre el tema. Poco después me convertí en una gran defensora del Nacimiento, adoptando el primer decálogo por los *Derechos del Nacimiento de la PDN* como profesional y como activista.

Ángeles fue crucial para la creación de Naixença, los caminos de las que serían sus futuras fundadoras se cruzaron gracias a Ella. En la reunión, Ángeles me habló de una madre de Mallorca que había contactado con la Plataforma por su disconformidad en cómo había sido asistida en su segundo parto y me facilitó su contacto. De vuelta a Mallorca, la conversación telefónica con aquella madre víctima de violencia obstétrica no se hizo esperar. Nos entendimos desde el primer momento, las dos deseábamos trabajar por los mismos objetivos. Decidimos fundar una Asociación y el 25 de noviembre del mismo año se fundaba Naixença, con el objetivo de trabajar para la defensa de un parto y nacimiento respetado. De entrada, centramos los esfuerzos en conseguir una legislación que garantizase el cumplimiento de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en relación al parto y nacimiento. Conseguimos que se nos escuchase y el 4 de abril se aprobaba la Ley Balear de Salud incluyendo las recomendaciones de la OMS.

Unos años más tarde Naixença recibio una invitación del Observatorio de Salud de la Mujer del Ministerio de Sanidad para participar en el I Foro Mujer, Salud y Género, un primer encuentro desde donde se empezaría a trabajar en la Estrategia de Atención al Parto Normal. Angeles fue la persona que propuso nuestra participación.

Desde el día que la conocí en las Jornadas, nunca perdimos el contacto. Para mi, siempre ha sido una gran maestra y de no habernos encontrado, no se si todo lo que he escrito hubiese seguido el mismo camino.

Gracias Ángeles por estar y por todo lo que nos has enseñado!

Roser Gallardo Ferrer

Madre, Comadrona y Presidenta de la Asociación Naixença.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 11 =

Ir arriba