Reconociendo las buenas prácticas

En unos momentos en los que todo parece girar en torno a la pandemia nos puede parecer que la vida se para. Hemos dejado de hacer la mayor parte de las cosas que llenaban nuestros días y puede embargarnos una extraña sensación de que el tiempo no pasa…

Pero lógicamente esta es una falsa sensación que pueden atestiguar todas las embarazadas. Sus bebés siguen creciendo y para muchas la fecha del parto se va acercando poco a poco. 

A las incógnitas que habitualmente rodean al acto del nacimiento se añaden ahora las sobrevenidas por la saturación de los servicios sanitarios y el desconocimiento sobre cuál es la mejor manera de actuar. En estos momentos de incertidumbre, de bulos y de infodemia queremos visibilizar las buenas prácticas que se producen en los servicios de maternidad, para que las embarazadas y sus familias comprendan que todavía se puede tener una experiencia de parto positiva, gracias a personas comprometidas y aquí va la primera de la que esperamos sean muchas.


El otro día escribí a mi profesor de inglés, Stephen, pues me habían llegado noticias de que su mujer estaba dando a luz. Estoy actuando como voluntaria a través de mi grupo de lactancia  y quería saber si les podía echar una mano. Le pregunté a través de uno de los canales más usados en estos momentos, el maldito y bendito WhatsApp, y esta fue su contestación:

“Awwhhh. Many, many thanks Lola. I was close to calling you at 4 am. Today! (aquí puso un emoticono de esos llorando de risa) Martin is much better now … and it seems the breastfeeding is finally working. But we may ask you a few questions at some point. The birth was the most beautiful and amazing thing I’ve ever seen. And all the staff in the hospital (especially the midwives) were wonderful, both professionally and personally. We adore the Spanish health services.”

Stephen (Padre de Martín)

Me alegró tanto esta respuesta que pronto la compartí dentro de nuestro grupo del OVO y me pidieron que redactase esta entrada. 

Alejandra, la mujer de Stephen y madre de Martín, tras haberle solicitado su permiso para esta publicación, se ofreció a redactar ella misma un texto de agradecimiento que os copio a continuación:

“Cuando llegó la crisis del COVID-19 estábamos casi a término de nuestro embarazo, con toda la ilusión de la llegada de Martín que de pronto se vio interferida por el estrés de los contagios creciendo día a día en España, luego vino el “quédate en casa” y el sistema sanitario empezó a sufrir una gran presión. En medio de toda esa incertidumbre y tensión tan poco adecuadas para llevar un embarazo, el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares fue un oasis para nosotros y con este mensaje queremos reconocer el gran trabajo que realizan y que permitió que tengamos un parto humanizado en medio del drama sanitario que estamos viviendo. No tenemos más que palabras de agradecimiento para todo el personal del Hospital que nos apoyó y sostuvo en los momentos más complicados para conseguir un parto sin cesárea en el que en todo momento tuvieron en cuenta nuestras opciones y supieron guiarnos y acompañarnos profesional y humanamente. Además, debemos señalar el gran esfuerzo que realizan para tener zonas seguras de COVID en el Hospital gracias al trabajo coordinado de todo el personal sanitario. Nuestra experiencia en el Príncipe de Asturias sumada a la crisis del COVID nos recuerda que debemos defender la sanidad pública y universal ante los recortes que continuamente enfrenta.”

Alejandra (Madre de Martín)

Gracias Alejandra, Stephen y Martin por dejarnos compartir vuestra experiencia. 

Desde el OVO queremos también dar las gracias a todos los profesionales que en esta etapa tan singular en la historia intentan que los partos sean un momento maravilloso y único dentro de la vida de las mujeres y de sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =

Ir arriba